Accesorios esenciales

Preciosos fetiches

Los collares, los mosquetones y los broches, inspirados en las emblemáticas creaciones del artista Judy Blame, subliman cada uno de los looks. Las joyas concebidas por Yoon Ahn, representaciones de delicados recuerdos como retratos del artistas, monedas, rosas, coronas e incluso alfileres, se transforman en talismanes ultramodernos. Las corbatas de seda, adornadas con motivos, se ajustan con una delicada anilla de perlas blancas, muy preciadas por Christian Dior.

    Enfoque estructural

    El calzado, combinación de elegancia clásica y modernidad, desvela su carácter atrevido. Los botines entrelazados con tiras de piel también se llevan como zapatos bajos, mientras que otros se presentan en una versión salpicada de jacquard Dior Oblique y adornada con cremalleras. Estos adoptan un estilo Jodhpur, de piel bicolor, en alusión al savoir-faire de excepción de Dior.

      El arte del detalle

      Como homenaje a la elegancia de las siluetas de Alta Costura, unos largos guantes completan cada look. Estos preciosos accesorios que subliman el vestuario de Christian Dior, de terciopelo, repujados con el emblemático motivo Dior Oblique, bordados a manos con lentejuelas o de piel blanca, y realzados con pasamanería de perlas, constituyen los indispensables de esta temporada. Los cinturones con el logotipo "CD" reinterpretado con alfileres de gancho, tan preciados por Judy Blame, se presentan con una o dos vueltas para ajustarse en la cintura.

        Grandeza natural

        Para rematar las siluetas del desfile, los bolsos se versionan con nuevas dimensiones. El Saddle se reinterpreta en una versión XXL, llamada Soft Saddle, de tela Dior Oblique bordada con perlas o a modo de tapiz. Como símbolo emblemático de la Maison, presta sus icónicas curvas a los indispensables de la temporada, desde el hobo al maletín. El Cannage, último homenaje a los códigos de Dior, estructura un bolso metalizado de líneas gráficas.

          Créditos foto - Jackie Nickerson