Hommage à Judy Blame

  • El logotipo Dior se ha reinterpretado y aparece atravesado por un imperdible que simboliza el afán del autodidacta por elaborar sus diseños con sus propias manos. Por su parte, la Toile de Jouy se transforma en "Toile de Judy", adornada con tijeras, candados y otros emblemas del artista. Se trata de una nueva versión diseñada en colaboración con la fundación Trust Judy Blame* e inspirada en su revolucionaria obra.

  • Nacido en 1960 en Inglaterra, Judy Blame formaba parte de la cultura de club de principios de los años 80, un periodo en el que la lista de invitados del Taboo parecía anunciar a los futuros iconos. Esta ave nocturna, que decidió trasladarse a Londres con 17 años para explorar la ciudad y hallar la inspiración, adquirió cierto renombre junto a personalidades como Leigh Bowery, David Holah, John Galliano, Derek Jarman, John Maybury y Scarlett Cannon. En 1985, ayudó al diseñador John Moore a fundar The House of Beauty and Culture (La casa de la belleza y la cultura) en Dalston, Inglaterra. Este espacio único y efervescente reunía a diseñadores, fotógrafos y otros grandes talentos. Gracias a personalidades como Christopher Nemeth y Dave Baby, allí se originaron diversas colaboraciones con Rei Kawakubo, Gareth Pugh, Marc Jacobs o incluso Kim Jones. Fue Ray Petri, amigo de Judy Blame y líder del colectivo Buffalo, un círculo muy influyente de conocedores del mundo de la moda, quien lanzó su carrera como estilista. Tras unos primeros pasos escribiendo visionarios editoriales para las revistas i-D y The Face, el artista polifacético también colaboró en la creación de la imagen de ciertas estrellas de la música como Neneh Cherry, Björk, Boy George, Kylie Minogue o Massive Attack.

En 2016, el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres (ICA, por sus siglas en inglés), centro artístico emblemático de la capital, albergó la exposición "Judy Blame: Never Again", que presentaba grabados, collages o incluso joyas, y reveló su capacidad parar inspirar imágenes poderosas y símbolos. Más allá de la estética visual inesperada, su obra transmite un auténtico mensaje político. Su lema era sencillo a la par que explosivo: crear algo, lucirlo, provocar.

Esta colección surge de un intercambio actual repleto de sentido entre los legados de Dior y de Judy Blame, para afirmar más que nunca el poder atemporal de sus savoir-faire. 

    * El objetivo de la fundación Trust Judy Blame, creada por amigos del diseñador, es conservar, promover y facilitar el acceso a la obra del artista. Contribuye a su reconocimiento y apoya a jóvenes y estudiantes. Esta generosa iniciativa reproduce el enfoque de Judy Blame, que disfrutaba compartiendo su experiencia con nuevos talentos.

    Créditos foto - Jackie Nickerson