La colección

Cinco mujeres artistas del surrealismo como centro de inspiración de la colección de alta costura Otoño-Invierno 2020-2021: Lee Miller, Dorothea Tanning, Leonora Carrington, Dora Maar y Jacqueline Lamba.

01 / 37

Lee Miller

Como indomable figura del movimiento surrealista que marcó el período de entreguerras, Lee Miller pertenece a una generación de mujeres artistas cuyo talento se reconoció tarde; una flor oscura habitualmente confinada a su papel de musa, a pesar de que su energética y fascinante vida de vanguardia y su obra artística bien se merecen nuestra atención. Con ocasión de su colección de alta costura Otoño-Invierno 2020-2021, Maria Grazia Chiuri deseaba rendir un homenaje a su inspiradora personalidad, un emblema de audacia y libertad, a través de creaciones que reflejasen su atractivo atemporal, mezclando la elegancia de la ropa de noche de alta costura, un espíritu utilitario y la sastrería.

Dorothea Tanning

Dorothea Tanning, una figura icónica de la pintura surrealista, se unió al grupo de artistas en el exilio que se creó en torno a la figura de André Breton en Nueva York. Conoció a Max Ernst, que tenía el encargo de elegir a mujeres artistas para la Exhibition by 31 Women, una exposición organizada por Peggy Guggenheim en 1943. En una fotografía tomada por Lee Miller en la que sale la legendaria pareja, Dorothea Tanning resulta diminuta junto a Max Ernst, que parece un gigante. Para Maria Grazia Chiuri, esta imagen aparece como un símbolo revelador para replantear la noción de musa e infundir su colección de nuevos juegos de proporciones. Dorothea Tanning, una figura icónica de la pintura surrealista, se unió al grupo de artistas en el exilio que se creó en torno a la figura de André Breton en Nueva York. Conoció a Max Ernst, que tenía el encargo de elegir a mujeres artistas para la Exhibition by 31 Women, una exposición organizada por Peggy Guggenheim en 1943. En una fotografía tomada por Lee Miller en la que sale la legendaria pareja, Dorothea Tanning resulta diminuta junto a Max Ernst, que parece un gigante. Para Maria Grazia Chiuri, esta imagen aparece como un símbolo revelador para replantear la noción de musa e infundir su colección de nuevos juegos de proporciones. 

Leonora Carrington

Leonora Carrington, una brillante artista y pintora surrealista de origen británico, que murió en Ciudad de México en 2011 a la edad de 94 años, fue mucho más que una musa. Sus criaturas mitad animales mitad humanas, así como sus paisajes fantásticos, emblemas de su imaginación, se exhibieron en la galería Pierre Matisse en Nueva York, y fue la única figura femenina seleccionada para una retrospectiva dedicada al surrealismo. Su arte poético es una parte esencial de la inspiración para la colección de alta costura de Maria Grazia Chiuri. 

Dora Maar

A finales de la década de 1920, Henriette Théodora Markovitch decidió cambiar su nombre a Dora Maar, formado por el final de su nombre y el principio de su apellido, como un manifiesto de su independencia e inconformismo. Era una fotógrafa experta cuando conoció a Pablo Picasso y se convirtió en su musa y su obsesión. Fue la inspiración de las obras más emblemáticas del artista y cogió a su vez el pincel para dedicarse a una nueva forma de expresión creativa. Su relación apasionada y tumultuosa cautivó al mundo hasta el punto de eclipsar la fascinante obra de la audaz artista, a la que Maria Grazia Chiuri desea rendir un homenaje en su colección de alta costura Otoño-Invierno 2020-2021. 

Jacqueline Lamba

Después de estudiar en la Union Centrale des Arts Décoratifs y luego de Beaux-Arts en París, Jacqueline Lamba, impulsada por su amor por la creación y la vanguardia en todas sus formas, trabajó como decoradora y más tarde como bailarina en el club nocturno Coliseum del barrio de Pigalle. Con su carácter apasionado, se convirtió en la musa y esposa del poeta André Breton, y participó en el movimiento (de forma independiente al aura de su marido; más tarde se separaron) con cuadros, acuarelas y objetos que se presentaron en París, Londres y Nueva York. Durante su estancia en la Villa Air-Bel en Marsella, un verdadero refugio para los intelectuales estadounidenses durante la ocupación, la artista participó en el Jeu de Marseille, una reinterpretación del tarot adivinatorio y reinventó las cartas La Roue Sanglante (La rueda sangrienta) y Baudelaire. Génie d’amour - Flamme. Esta última ha inspirado los motivos de una pieza emblemática de la colección de alta costura Otoño-Invierno 2020-2021 diseñada por Maria Grazia Chiuri.